banner-zion

Educación

Si buscamos en un diccionario la definición de esta acepción, encontramos que es:

Formación destinada a desarrollar la capacidad intelectual, moral y afectiva de las personas deacuerdo con la cultura y las normas de convivencia de la sociedad a la que pertenecen

 

El mundo en el cual estamos tiene un limitado entendimiento de lo que es la educación, e incluso podemos señalar que es erróneo o equivocado, frente a lo que la Palabra nos enseña, y no obstante sabemos esto, enviamos a nuestros hijos a las escuelas o colegios, ya sea públicos o privados, para que una persona que usualmente no es temerosa de Dios, imparta conocimientos, no solo desde el punto de vista intelectual, sino en muchas ocasiones morales o afectivos, todo de acuerdo con lo que “la sociedad señala que es correcto”, pero el parámetro de medición es muy corto e incluso, errado.

 

Es por eso por lo que como padres debemos ir a la Palabra, y es allí en donde encontramos todo lo que debemos saber para dar la educación correcta y necesaria que necesitan nuestros hijos, como por ejemplo en Proverbios 10:17 nos dice “camino a la vida es guardar la instrucción, pero quien la desecha la reprensión yerra”, en donde nos menciona que es importante que nuestros hijos comprendan lo que es la disciplina. También podemos ver en Proverbios 4:1 “oíd, hijos, la enseñanza de un padre, y estad atentos, para que conozcáis cordura, así un sin número de versículos y capítulos que nos dan los lineamientos bíblicos sobre la manera en la cual debemos educar a nuestros hijos.

 

Uno de las cosas que me ha sido difícil como padre es aplicar en toda su extensión Efesios 6:4 “y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”, ya que es fundamental que toda forma de educar a los hijos, debe estar libre de cualquier tipo de ira o enejo, no solo con el trato hacia el hijo, sino en la forma en la cual me relaciono con los demás; es decir, mi testimonio y ejemplo hacia mis hijos, no debe estar contaminado con una actitud grosera o iracunda para con los demás, porque al hacerlo, no tengo la autoridad para exigir a mi hijo o hija que se comporte de una u otra forma.

 

Padres, debemos educar mediante la biblia, no a través de consejos mundanos con psicología que no tiene temor de Dios. No debemos ir lejos para encontrar la verdad a través de la cual deben ser educados nuestros hijos, pero debemos vivir a Cristo y mostrarlo en nuestras vidas, a través de un espíritu afable, reposado y tranquilo, para que nuestras oraciones, como un arma que debemos saber usar para poner a nuestros hijos en manos de Dios, no tenga tropiezo y vayan directamente antes nuestro señor Jesucristo.

 

Bendiciones.

Visto 156 veces