banner-zion

PORQUE TU LEY ES MI DELICIA

El tiempo de prueba siempre tendrá cómo fin, que volquemos nuestra mirada y corazón  a confiar solamente en Dios. Su Palabra es exquisita y resulta ser la tabla que nos sostiene en tiempos de tormenta. El Salmo 119 es fuente de la gratitud al Señor por lo maravilloso de Su Palabra.

         Me acordé, oh Jehová, de tus juicios antiguos, Y me consolé. 

                                                                             Salmo 119:52

La ley de Dios es consuelo que fortalece, porque en ella tenemos la confianza de que nuestro Dios es fiel en cumplir las promesas;  Sus promesas son Sus misericordias para todo tiempo.

          Tu presencia supliqué de todo corazón; Ten misericordia de mí según   tu palabra.   

                                                                               Salmo 119:58

La fidelidad de nuestro amado Dios incluye Su reprensión y disciplina, porque en Su inmenso amor, no nos aparta de Su justicia.

           Conozco, oh Jehová, que tus juicios son justos, Y que conforme a tu fidelidad me afligiste.

                                                                               Salmo 119:75

Se para aflicción o para el oportuno consuelo, la Palabra de Dios es  fuente del gozo que llena de vida todos nuestro tiempos

 

            Vengan a mí tus misericordias, para que viva, Porque tu ley es mi delicia.

                                                                                   Salmo 119:77

 

Lee diariamente la Palabra, para que vivas conforme al propósito que Dios ha dispuesto para tu vida, como parte de su Iglesia.  

Gozarnos en Su Palabra es el camino a seguir en tiempos de prueba y en tiempos de paz. 

 

ADOLFO ROMERO

Visto 341 veces