banner-zion

El Contentamiento

Algunas veces cuando me detengo en un semáforo en rojo y me doy cuenta que el carro que se estaciono al lado es espectacular comparado con el que yo estoy manejando, refleja que a mi corazón le cuesta vivir con contentamiento.

No vivo con contentamiento cuando comparo mi vida y mis circunstancias con las de otras personas, pero cuando miro hacia arriba recuerdo que Dios quiere que aprenda una lección que nos la manifiesta en su Palabra y es a estar contentos cualquiera sea nuestra situación.

Dios nos enseña a través de la vida del Apóstol Pablo, él había aprendido que las circunstancias buenas y malas no podían agregar o quitar nada de su felicidad. Y en las escrituras encontramos una lista de experiencias no muy agradables que le sucedieron en su ministerio y aun así Pablo mantenía su contentamiento:

“en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces. De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez”. (2 Corintos 11:23-27)

En nuestra vida habrá algunas razones que temporalmente interrumpirán en nuestra tranquilidad para no estar contentos, como una enfermedad, o perdida material o de un ser querido, pero eventualmente tenemos que ajustarnos y aceptar aun lo más devastador para poder restaurar nuestro gozo.

El contentamiento es una decisión firme y segura, es la habilidad de vivir la vida contentos con la situación que tengamos.

Demos gracias a Dios por el buen momento que estemos pasando y oremos que el Señor nos fortalezca  y nos guie a mantener una actitud agradecida y contenta si estamos atravesando por una situación difícil .

Hoy es un lindo día para no olvidar que ¡TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE! Fil.4:13

 

MAURICIO CASTAÑEDA

Sal.40:8

Visto 1292 veces