banner-zion

Requisitos para el Presbiterio

Por esta causa te dejé en Creta, para que… establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé. Tito 1:5

Pablo explica que había dejado a Tito en Creta porque había allí cuestiones pendientes, entre ellas elegir y ordenar pastores (presbíteros y obispos) en cada ciudad (Tito en Creta, Timoteo en Éfeso). El apóstol indica los requisitos esenciales que deben tener los candidatos. Entre estos, el de ser ‘irreprensible’ (vv. 6–7). No ‘inmaculado’, porque entonces ningún descendiente de Adán podría ser elegido jamás. La palabra griega no significa ‘sin mancha’ sino ‘sin culpabilidad’, es decir, con una reputación impecable. La tarea pastoral es una función pública, y los candidatos deben tener un historial público. Por eso se requieren referencias y testimonios.

Pablo especifica tres esferas en las cuales los candidatos deben tener una reputación sin mancha. En primer lugar, los ancianos deben ser irreprensibles en su vida familiar (v. 6). La frase ‘Marido de una sola mujer’ ha sido interpretada de diversas maneras, pero probablemente lo más apropiado es una interpretación amplia en el sentido de una moral sexual sin reproche. Los hijos deben ser creyentes y tener buena conducta. La lógica nítida es que los candidatos no podrían ocuparse de la familia de Dios si fallaran en ocuparse de la propia.

En segundo lugar, los ancianos deben ser irreprensibles en carácter y en comportamiento (vv. 7–8). Pablo utiliza once términos —cinco de ellos negativos (por ejemplo: no soberbio, no dado al vino, no codicioso de ganancias deshonestas) y seis positivos (por ejemplo: hospedador, justo, santo). El concepto directriz del pasaje es que el anciano debe ser ‘dueño de sí’ (v. 8). Por lo tanto, los candidatos deben dar evidencia visible en su comportamiento de que han sido regenerados por el Espíritu Santo, que su nuevo nacimiento los ha conducido a una nueva vida, y que ha comenzado a madurar en ellos el fruto del Espíritu con sus nueve manifestaciones (siendo el dominio de sí mismo la novena de las manifestaciones).

En tercer lugar, los ancianos deben ser irreprensibles en su ortodoxia doctrinal (v. 9). El anciano debe ser ‘retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada’ (v. 9), literalmente, conforme a la enseñanza de los apóstoles. Solo entonces serán capaces de realizar sus dos ministerios complementarios, concretamente enseñar la verdad y refutar a quienes se opongan a ella. Pablo recomienda que cuando abunden los falsos maestros (vv. 10–16), debemos multiplicar el número de los maestros coherentes: ‘Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros’ (2 Timoteo 2:2).

Stott, J. (2013). Toda la Biblia en un año: Reflexiones diarias Desde Génesis hasta Apocalipsis. (A. Powell, Ed. Y Trad.) (1° ed., p. 208). Buenos Aires: Certeza Argentina.

Read 21 times
More in this category: « La Meta de la Madurez
Facebook logo 36x36.svg
INSTAGRAM
youtube
TWITTER