banner-zion

Y tú, ¿estás viviendo con alegría tu vida cristiana?

“¡Vivan con alegría su vida cristiana! Lo he dicho y lo repito: ¡Vivan con alegría su vida cristiana!”  

Filipenses 4:4 (TLA) 

Las siguientes preguntas te pueden ayudar a evaluar si estás viviendo con alegría la vida cristiana: ¿Cada cuánto te quejas por tu situación? ¿Te angustias por lo que vendrá? ¿Te sientes amargado por lo que tienes o por lo que no tienes, y de pronto otros sí? ¿Hace cuánto se te olvidó sonreír sin importan las circunstancias?

Dios nunca prometió que no tendríamos aflicción, que no pasaríamos por pruebas o que la vida sería muy fácil al recibirle como nuestro Salvador; pero lo que si prometió es que estaría a nuestro lado, que desde que nacemos de nuevo en Cristo estamos sellados y le pertenecemos, prometió corregirnos porque nos ama y ofreció darnos lo que necesitemos conforme a su voluntad.  Pero a la par de todo esto, nos deja un mandato, nos manda a que sin importar las circunstancias por las que podamos estar pasando debemos vivir con alegría nuestra vida como creyentes. No solo tenemos el gozo como fruto del Espíritu Santo morando en nuestras vidas, sino que adicional a eso debemos disfrutar la vida que nuestro Dios nos permite sin estar quejándonos o lamentándonos por cada circunstancia.

Es posible que dentro de todos los planes que Dios puede tener con esta pandemia, uno de ellos sea precisamente el que valoremos más cada bendición que nuestro Dios nos regala, y que por descuido o la costumbre, tomamos por hecho o por derecho en nuestra vida, aunque no sea así: 

  • El poder respirar del aire que nos regala. 

Todas son bendiciones que frecuentemente olvidamos agradecer y valorar porque consideramos erróneamente que son un deber de Dios, cuando realmente son una bendición más que Él nos regala como muestra de su gracia, misericordia y amor para con nosotros.  Por tanto, te invitamos a volver al camino del gozo.  Primero arrepintiéndote delante de Dios si la queja y la ingratitud hacen parte de tu rutina. Luego, sustituyendo lo anterior por el hábito de “dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para vosotros en Cristo Jesús.” 1 Tes 5:18 (RVR1960). 

Read 43 times
Facebook logo 36x36.svg
INSTAGRAM
youtube
TWITTER